Noticias

Las recomendaciones de expertos para transitar en una ciudad con calles sin semáforos

26 noviembre, 2019

El estado de las calles en la ciudad de Santiago tras las movilizaciones, ha afectado la calidad de vida y transporte en la capital, sobre todo en comunas como Santiago y Providencia. Por eso en nota de Emol, el investigador ISCI Ricardo Hurtubia y otros especialistas, dan consejos de comportamiento vial y visualizan posibles soluciones, mientras no haya un arreglo completo de la infraestructura.


Durante la última semana, se han vuelto a reportar las horas punta en el flujo vehicular, tanto en la mañana como en la tarde, tras semanas en que en las calles podían verse menos vehículos. Así, a eso de las 17:00 horas, en Santiago los atochamientos ya son parte del paisaje en distintas vías.

Al aumento del tráfico se suman los 146 semáforos que se mantienen apagados o que fueron removidos durante las manifestaciones, lo que ha provocado que el tránsito sea más complejo de lo usual.

«Estamos hablando de una situación absolutamente eventual», manifestó Rodrigo Martin, académico de la Usach y director del Magíster Integrado en Diseño Arquitectónico (Mida). «Hay que actuar con el mayor cuidado posible», indicó.

La comuna de Providencia es una de las que cuenta con semáforos apagados. Gerardo Fercovic, jefe del Departamento de Tránsito, coincidió en que hay que «tener en cuenta que vivimos una situación extraordinaria que obliga a tomar medidas igualmente excepcionales. Al no tener semáforos debemos crear nuevas fórmulas de convivencia vial que sean compatibles con la decisión de compartir el espacio. Se pone a prueba así nuestra capacidad para resolver la situación, constituyendo esto un enorme desafío».

«No usar el auto»

Al ser consultado por consejos para los automovilistas dada la actual situación, Ricardo Hurtubia, académico UC e investigador del Centro de Desarrollo Sustentable (Cedeus), es categórico: «La recomendación sería no usar el auto», dijo. Sin embargo reconoce que «muchas personas no tienen alternativa» y el transporte público tampoco es expedito, señaló, por lo que «es difícil recomendar eso».

De todos modos llamó a que las personas «sean muy racionales para usar el auto y lo usen sólo cuando sea estrictamente necesario».

En la misma línea se manifestó el director del mismo centro, Juan Carlos Muñoz, quien recomienda el uso de la bicicleta. «Ha mostrado ser un modo muy eficiente para moverse, muy rápido, muy confiable, que hace bien a la salud y a la ciudad».

Bajar la velocidad y «negociación ojo a ojo»

Martin llamó a «no estar moviéndose a las velocidades que nos movíamos anteriormente cuando estaban los sistemas funcionando». Mientras que Fercovic agregó que «si reducimos la velocidad al aproximarnos a una intersección y hacemos el mayor esfuerzo en pasar de manera alternada, ello permitirá que todos avancemos, perdiendo muy poco tiempo. Si en cambio cada uno intenta pasar, el cruce se trabará y los tiempos de viajes de todos aumentarán significativamente».

Otra recomendación que hace es que las personas busquen «la negociación ojo a ojo en las esquinas. Que uno mire a las personas que están adentro de los autos y que el que está en el auto trate de mirar si hay una persona parada que tiene la intención de cruzar. Tratar de establecer un contacto persona a persona en las intersecciones», sugirió el académico de la Usach.

146semáforos se encuentran apagados en la Región Metropolitana, según la UOCT
Además, el jefe de Tránsito de Providencia explicó que la ley actual no resuelve del todo las situaciones que surgen, cuando un semáforo no está operativo, «pues sólo indica que rige la Ley de la Mano Derecha (el que llega por la derecha tiene la preferencia), y que todo vehículo que gira pierde la preferencia, lo que no depende de la jerarquía de las vías que convergen a una intersección, cuestión que genera enorme confusión en los usuarios».

En ese sentido, Martin precisó que «cuando uno llega a una esquina y está dispuesto a bloquear al que viene del otro lado por asegurar un espacio, va a generar un desencadenamiento de bloqueo en todos lados. En otros países existe una cierta cultura del manejo. Cuando se juntan dos vías, hay un acuerdo tácito: uno siempre deja pasar a uno. Tú llegas a la esquina, dejas pasar a uno, y te dejan pasar a ti».

Sin embargo, reparó en que «esto es fácil en intersecciones simples, pero en intersecciones complejas -como Plaza Italia o lugares donde hay 3 o 4 pistas por lado- es imposible tener una capacidad negociadora eficiente. Ahí hay que doblar los cuidados, hay que ser sumamente precavidos».

En cuanto a ese mismo acuerdo tácito, Muñoz explicó que «si el flujo es bajo, es una súper buena solución y bastante justa; pero si el flujo es más o menos alto, lo más eficiente es al revés. Lo que hacen los semáforos es agrupar muchos vehículos que pasen juntos, porque esa es la mejor forma en términos de eficiencia y de uso de la capacidad de semáforos», aseveró.

Peatones y ciclistas

Fercovic precisó que hay que poner «máxima atención en los usuarios más vulnerables, como peatones y ciclistas, a los cuales debemos proteger dándoles paso». Así, «una medida posible, es pasar lentamente protegiendo con el volumen del vehículo motorizado a los peatones».

Hurtubia, mientras, explicó la «pirámide de la movilidad: Peatón, bicicleta, transporte público y el auto. El respeto tiene que ir en ese orden», aunque agregó que «el transeúnte tiene que cuidarse de todas maneras».

En cuanto a los ciclistas, Martin sugiere que, antes de cruzar, miren a la cara a quien conduce el auto del otro lado para reconocer si alguien va a cruzar.

Mientras que Hurtubia aseguró que, a causa del aumento de este transporte alternativo en el último mes, «hay un problema en las ciclovías porque ya muchas de ellas están saturadas, sobre todo las que están en el eje Alameda-Providencia», por lo que llamó a los «ciclistas experimentados, que saben andar bien por la calle, a no usar estas ciclovías y dejarlas para los no experimentados».

Además, el investigador del Cedeus agregó que «es clave que los automovilistas sepan que las bicicletas tienen no solo el derecho, sino el deber de andar por la calle cuando no hay una ciclovía», y que en caso de no sentir que la calle sea segura, pueden andar por la vereda, pero siempre respetando al peatón.

Otras recomendaciones que detalló Hurtubia, especialmente para los ciclistas menos experimentados, es no bloquear las ciclovías -muchos se detienen a revisar sus teléfonos, advierte-, o no adelantar la fila de ciclistas cuando hay un semáforo en rojo si después «anda más lento que todos», ya que obliga al resto a ir a un ritmo menor.

Paciencia, empatía y solidaridad

Hurtubia recalcó que «estamos todos juntos acá», por lo que deberíamos respetar los espacios, ceder, entender que no es carrera». Es por esto que, en su opinión, «tener una actitud de empatía con el otro es clave para todos los modos» de transitar.

Además, indicó que es fundamental el «respeto mutuo, entender que es una situación compleja y tenernos paciencia mutuamente. Yo creo que es clave para que no ‘quede la escoba'».

«Finalmente, en estos momentos que se viven hay que apelar al sentido común y la solidaridad», dijo el director de Tránsito de Providencia.

«Creo que el mecanismo clave es estar consciente de las otras personas, eso es fundamental», manifestó por su parte Martin. «Básicamente lo que hay que apelar es a la conciencia de los demás, tener paciencia y esperar a que la situación se resuelva lo antes posible». Y añadió: «Lo que hay que tratar de evitar son esas ganas de ganarle al vecino, de pasar primero que él (…). Esa capacidad de colaborar con los demás finalmente redunda en un beneficio para todos».

«Estamos en un estado un poco de pausa, y el problema es que la ciudad tiene que seguir funcionando, entonces a lo único que se puede apelar es a la consciencia de las personas», concluyó.

Vías exclusivas para buses

Finalmente, los investigadores del Cedeus instaron a las autoridades a tomar medidas concretas en cuanto al sistema de transporte público y alternativo.

«Hay un llamado al Gobierno a establecer ejes similares a los ejes ambientales en que se dé definitivamente un espacio a que los buses se puedan mover rápido y la gente lo vea como una alternativa atractiva», dijo Hurtubia.

«Que el Gobierno le dé prioridad en las vías al transporte público y a las bicicletas», sostuvo Muñoz. «Es un tema súper importante, debiéramos volver a pensar -como se hizo en la década pasada- de disponer algunos ejes importantes en las horas punta sólo para buses y ojalá también para bicis», señaló.

Si bien existen algunas vías exclusivas para los buses, el director del Cedeus recalcó que «tienen que ser más». Así, hizo un llamado «a la autoridad para que desincentive el uso del auto en forma más activa, que vuelva a pensar en construir vías segregadas para los buses, y que en este período, en términos de gestión, podría transformar algunos ejes especialmente para buses y bicicletas».

Fuente: Emol.com