Noticias

El tránsito hacia una MOVILIDAD INTEGRAL

1 julio, 2019

Problemas de desplazamiento y en el transporte público derivan de una falta de planificación urbana en el Gran Concepción. El investigador ISCI Alejandro Tudela, comentó al diario El Sur que se está produciendo un cambio de paradigma, ya que ahora el eje del cambio está puesto en la persona como sujeto de la movilidad y en favorecer su experiencia de traslado.


Los problemas de desplazamiento y en el transporte público derivan de una falta de planificación urbana, según expertos. Por lo mismo la conversación entre organismos es clave para la solución.

Un transporte público deficiente, caro y que no llega a todos los sectores. Congestión en el área metropolitana y hacia la periferia en horario punta, un aumento en el tiempo de desplazamiento por parte de los habitantes del Gran Concepción y, en definitiva, una mala experiencia de movilidad que es transversal para todos los usuarios. Esas son las críticas más relevantes dirigidas al sistema de transporte de la zona y que conlleva a que los habitantes tengan una peor calidad de vida.

Lo anterior es relevante debido a que según un estudio realizado por el Observatorio Metropolitano del Gran Concepción, lo que más impacta negativamente en la vida de una persona es, precisamente, el aumento de la congestión y la mala conectividad. Este ítem queda ubicado -incluso- por sobre la inseguridad y la delincuencia, que también son altamente nombrados.

Por eso los expertos señalan que es importante que exista un sistema integral de transporte, con el foco puesto en la persona, que pueda integrar los diversos modos de movilidad e incluso a las distintas instituciones y organismos públicos y privados que tienen que ver con cómo queremos la ciudad y así impactar positivamente en la calidad de vida.

Con una planificación de largo plazo se podrían evitar las mayores problemáticas que se generan en la conectividad de cada uno de los sectores. Eso es parte de lo que expertos en la materia auguran y que se puede ver concretado en la experiencia internacional.

DESPLAZAMIENTO

El arquitecto y presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Sergio Baeriswyl Rada, participó como expositor en el segundo encuentro «El Sur del Futuro», donde planteó justamente cómo en la actualidad existe un mal acceso al transporte público, lo que deriva en un aumento del uso del automóvil particular y una mayor congestión, tanto en lugares céntricos como en la conexión hacia la periferia.

El trabajo, el lugar de estudios, trámites médicos o bancarios, entre otros forman parte de las necesidades de movilizarse de la gente, especialmente cuando estos servicios se encuentran focalizados territorialmente como ocurre con el centro penquista.

Baeriswyl indica que»la última encuesta origen-destino (realizada por Sectra) plantea que el 28% de los viajes están concentrados en el centro de Concepción (…) y supone que el resto de los ciudadanos dispersos entre Tomé y Lo-ta, para acceder a los servicios que están concentrados en el centro, necesitan algún medio de movilización o conectividad. A mayor concentración de servicios, mayor necesidad de desplazamiento de aquellos distantes»

El transporte público solo es utilizado en el 32% de las veces para estos usos según el mismo estudio y a ese dato se suma que «el 23% de las personas de Concepción tiene mal acceso al transporte público y eso es grave, significa que no está haciendo un servicio (trabajar, por ejemplo) o que esa persona no tiene la posibilidad de moverse. El 1% de ellos no tiene transporte privado ni acceso al transporte público y la pregunta, desde el punto de vista económico, es ¿como esas personas se van a integrar la productividad y al futuro de Concepción?», sentencia el arquitecto.

Según el Sistema de Indicadores de Desarrollo Urbano, tanto San Pedro como Coronel están por debajo del estándar máximo de distanciamiento a paraderos del transporte público (contempla 400 metros). Asimismo, la nota puesta este modo de desplazamiento es de 4,6 de un máximo de 7.

Esto trae como directa consecuencia que «se personalicen las posibilidades de transporte, tomo mi auto que me ofrece -incluso-mayores velocidades. En el caso de Concepción tenemos más de 280 mil vehículos con una tasa de crecimiento del 7%y en los próximos 10 años deberíamos duplicar el parque automotriz. ¿Qué vamos a hacer con el doble de autos, si ya tenemos problemas?», se pregunta el presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano.

EL USUARIO

Alejandro Tudela, doctor en Ingeniería en Transportes y expresidente de Fesur, destaca que en la actualidad se esté dando un cambio en el paradigma desde una ciudad basada en los automóviles y por lo que era pensada con obras para favorecer a este modo. Mientras que ahora el eje está puesto en la persona como sujeto de la movilidad y en favorecer su experiencia de traslado.

Asimismo precisa que «está la tendencia actual de hablar sobre querer más movilidad, pero si uno mira el sistema, los problemas que tenemos de contaminación, congestión, accidentes y otros es por el exceso de movilidad, que a veces es innecesario. Lo que tenemos que hacer es mejorar la movilidad que ya tenemos y eso escapa a solo transportes, es un tema urbano».

Darle prioridad a los problemas de ciudad, olvidarse del peatón y ampliar las autopistas fueron alternativas utilizadas en el pasado, sin embargo, la experiencia internacional va hacia el lado opuesto. Habla de recuperar espacios para el peatón y restringir el automóvil.

Es así como «en Times Square, Nueva York, se expulsó en gran parte de ese espacio a los vehículos. Es una buena señal que quienes lo hagan sean referentes y preocupa que en Chile la compra de autos sea más alta que la tasa de natalidad anual, por cada recién nacido tenemos 1,6 autos nuevos», puntualiza Sergio Baeriswyl.

Asi también los expertos señalan que es necesario preocuparse por mejorar el transporte público, especialmente, porque en el Gran Concepción no cuenta con características modernas como tener máquinas eléctricas, cero contaminantes y con mayor comodidad para el usuario. Siempre se prefiere el transporte privado en caso de tener la opción de utilizarlo.

Claro que Tudela especifica que cada proyecto «sabemos que van por carriles paralelos tratando de competir con recursos que son escasos. Me llama la atención que se hable del Estudio del Plan del Transporte Público para Concepción, donde debería ser un plan de transporte, porque no puede ser que estemos mejorando el transporte público y en un carril paralelo tenemos a Obras Públicas invirtiendo en transporte privado y en realidad lo que favorezca a un modo va a perjudicar a otro». Por eso apunta a la integridad del sistema en su totalidad.

TRABAJO INTERSECTORIAL

El ejemplo de este problema de trabajo aislado y de falta de planificación lo grafican con lo sucedido con el Puente Bicentenario. Sergio Baeriswyl indica que en este caso hubo «un MOP encargado de construir el puente, un Minvu encargado de sacar las viviendas (Aurora de Chile), estuvo también EFE, la Municipalidad de Concepción y un Ministerio de Transportes que nunca apareció ni lo llamaron».

Especifica sobre este caso que «nadie entendió cuál era el rol claro de este sistema de transporte y evidencia, hasta el día de hoy, la incapacidad que tenemos como Estado para poder gobernar y resolver el problema».

Esto porque el puente comenzó su construcción el 2011 y hasta la fecha aún no está terminado, pese a que está funcionando con su apertura al tránsito.

Sobre eso,Tudela también aclara que cuando el puente comenzó a ser usado, movía pocos vehículos y que su aumento se debe al cambio de uso de suelo en el sector Recodo a raíz de la mejor conectividad con la que cuenta actualmente para ser un sector residencial. «Ahora se está hablando de la Costanera Sur del Biobío, un proyecto que se está implementando para poder generar una demanda a un puente que no estaba pensado en el plan de inversiones», plantea.

Y agrega que el proyecto que sí estaba en este plan era el Puente Industrial, que aún está en carpeta y que viene a solucionar la congestión que se produce en San Pedro de la Paz, Lota y Coronel, a raíz de la explosión inmobiliaria por, también, la falta de planificación en el uso de suelo de las mencionadas comunas.

Con estos antecedentes y ante la adhesión que ha tenido el proyecto de un metro para Concepción, Sergio Baeriswyl dice que «si no podemos terminar un puente, desde el punto de vista de la coordinación de los actores que participan ahí, me parece que el metro es una ambición legítima y noble, pero no es un proyecto».

Porque así como el metro también se habla de la extensión del Biotrén, el soterramiento de la vía férrea, la posibilidad de un tranvía y hasta un tren rápido a Santiago. Todas estas iniciativas, según el arquitecto, tienen como común denominador que no pertenecen a ningún plan.

«Tenemos buenas ideas, pero eso no es suficiente, lo que necesitamos es que tengamos un modelo de crecimiento de la ciudad. Que entendamos que la calidad de vida está en el centro y que tiene que ver con la sustentabilidad. Lo segundo es tener un plan de ciudad que no está», dice Baeriswyl.

Con lo anterior se refiere a que se identifiquen todos los actores que van a intervenir, que esté el presupuesto comprometido y que esté calendarizado. Para eso, hay que ponerse de acuerdo con cuáles son las obras que necesita el Gran Concepción, de esta forma se pueda llegar a esas 240 mil personas que actualmente no tienen un acceso adecuado al transporte.

GOBERNANZA

Lograr ese acuerdo intersectorial es algo que Sergio Baeriswyl cree posible y pone su esperanza en la Ley de Fortalecimiento a la Regionalización y la elección de gobernador regional, que con las nuevas competencias locales se pueda generar esa interacción.

«No existe un instrumento que obligue a las partes a conversar, a integrar proyectos y darle valor agregado con las competencias de otros organismos públicos. Como Consejo (Nacional de Desarrollo Urbano) estamos elaborando una propuesta para ver cómo podemos fortalecer la gobernanza y crear un instrumento», sentencia el arquitecto.

Así se podría llegara un transporte sustentable, dejando atrás la carbonización, con un sistema integrado y que cuente con un boleto único. Que tenga calidad y buena experiencia para que las personas quieran bajarse del auto y usar el transporte público y en vez de manejar puedan leer un libro o utilizar una aplicación en su smartphone para que ese tiempo de traslado sea bien aprovechado, no una pérdida y así la gente pueda tener una mejor calidad de vida.

Fuente: El Sur_Concepción