Noticias

Resistencia eléctrica baja y propiedades mecánicas acordes a su uso son determinantes

16 mayo, 2018

Luis Vargas, investigador del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería con una nota en el diario El Mercurio.


TRANSMISIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA:

Estos son, además de un precio adecuado, los aspectos básicos que debe contemplar la selección adecuada de un conductor eléctrico para este tipo de actividades.

El objetivo de un conductor eléctrico es transportar electrones de la manera más eficiente posible (alta conductividad). Eso significa, conductores con una resistencia eléctrica baja y propiedades mecánicas acordes a su uso, tales como tolerancia a la tracción, a los cambios de temperatura, bajo peso, flexibilidad, etc. Y por supuesto, a un precio adecuado. Así explica Luis Vargas Díaz, director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile, al momento de especificar los aspectos básicos que debe contemplar la selección adecuada de un conductor eléctrico para la transmisión y distribución de energía. Destaca que el cobre es uno de los materiales más usados y es el referente de los conductores eléctricos universalmente, junto con sus aleaciones, por ejemplo, la de cadmio-cobre (99% cobre, 1% cadmio). 

El segundo material más usado, agrega, es el aluminio, más liviano que el cobre, pero con menor conductividad (60% que la del cobre). ‘Es más liviano, pero tiene menor resistencia a la tracción. Por ello, es usual combinarlo con acero para hacerlo más resistente mecánicamente’. Otros materiales como la plata o el oro, también tienen excelentes propiedades de conducción eléctrica, pero son significativamente más caros que el cobre.

CRITERIOS DE SELECCIÓN 

El peso y problemas derivados de la conducción de electricidad a alto voltaje (mayores a 110.000 volts) hacen que el aluminio y sus combinaciones con acero sean en la actualidad para la transmisión y distribución de energía eléctrica. Respecto a cómo influye en la elección del conductor eléctrico que el transporte de energía se realice por línea aérea o cable subterráneo, Luis Vargas señala que desde el punto de vista eléctrico el diseño del conductor (tipo, diámetro y longitud) no difiere mucho si es para línea aérea o cable subterráneo. ‘La principal diferencia radica en el sistema de aislación, que es mucho más sofisticado en cables que en líneas aéreas. 

Además, desde el punto de vista constructivo, los cables subterráneos son más complejos; todo ello hace que el costo de los cables subterráneos sea mucho más caro que el de las líneas aéreas’.

Al respecto comenta que tradicionalmente las líneas aéreas son más baratas y fáciles de instalar y mantener que los cables subterráneos. ‘Sin embargo, en la actualidad están apareciendo con fuerza otros criterios para la elección de cable o línea aérea en los espacios públicos. Por ejemplo, frente a catástrofes (temporales, incendios, etc.), las instalaciones soterradas son más seguras que las líneas aéreas’. También argumenta que el impacto visual y estético de las líneas aéreas es mucho mayor al de los cables. ‘Por último, la confiabilidad de los cables soterrados es mayor a la de las líneas aéreas, por lo que hay menos apagones y la calidad de servicio aumenta’.

CONOCIMIENTO

A la hora de elegir si el transporte de energía se realizará por línea aérea o cable subterráneo, la experiencia y el soporte técnico del proveedor son muy importantes. ‘La buena noticia es que es también abundante’, enfatiza el director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile. Ya se conocen las tecnologías, y la operación y el mantenimiento se realizan en base a un conocimiento acumulado de cerca de un siglo.

‘Quizás lo más clave en este tema es la acción de los entes reguladores que fijan los estándares de calidad y deben fiscalizar adecuadamente para que ellos se cumplan. A estas alturas del siglo XXI, con todo el conocimiento tecnológico acumulado, un apagón es algo que no debiera ocurrir en ninguna urbe del planeta. Y agrega: ‘Esta industria es centenaria y ha tenido diversos hitos a lo largo de la historia. Recordemos que los primeros sistemas eléctricos vinieron a reemplazar a las empresas dedicadas a entregar alumbrado en base a gas a fines del siglo XIX. Las empresas de iluminación en base alumbrado eléctrico resultaron ser más baratas y mucho más seguras que las de gas (que tenían un elevado riesgo de incendio)’.

 

Ver todos los eventos

Sin eventos/No events