Noticias

Qué razones dieron los diputados para rechazar el proyecto de Admisión Justa

14 mayo, 2019

Rafael Epstein, investigador ISCI y prorrector de la Universidad de Chile, participó en la sesión de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, donde se votó por el proyecto de Admisión Justa, que finalmente fue rechazado.


Paula Gavela, apoderada del Liceo Lastarria, quedó frustrada: ‘Estoy molesta, aquí hay falta de empatía de los parlamentarios, no nos escucharon’.

El ambiente era de expectación en la comisión de Educación de la Cámara de Diputados, que sesionó en el ex Congreso en Santiago la tarde de este lunes. Pese a que los diputados de oposición, quienes son mayoría en esa instancia, dijeron que votarían en contra del proyecto Admisión Justa del gobierno, había interés por las dinámicas que se darían en la reunión. La iniciativa del Ejecutivo, que pretendía restablecer la selección de postulantes en colegios públicos de excelencia académica, finalmente, fue rechazada por siete votos en contra y seis a favor.

Mientras representantes de los alumnos celebraban, un grupo de apoderados renegaban de los resultados. La sesión duró casi cinco horas, pero podría haber durado mucho menos si se hubiera acogido la solicitud del diputado UDI, Sergio Bobadilla, quien pidió suspender la votación, hacer dos sesiones más para escuchar a los apoderados, y votar a inicio de junio. Como la decisión requería unanimidad de los diputados, suspendieron por un minuto y, cual si fuera un equipo de jugadores, los parlamentarios de oposición se fueron a un rincón de la sala y en círculo hablaron en voz baja. Al regresar a la mesa avisaron que no estaban de acuerdo, y se inició la maratón de argumentos de invitados.

El algoritmo Cuando hablaba Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores, arribó a la sala la ministra de Educación, Marcela Cubillos, quien por unos momentos tuvo que sentarse al lado de la diputada PC Camila Vallejo. Apenas se miraron. Al terminar de hablar Aguilar, un asesor de la ministra se sentó entre ambas. El prorrector de la Universidad de Chile, Rafael Epstein, habló del algoritmo denominado ‘Aceptación diferida’ y dijo que ‘si un colegio es muy demandando, se desempata de acuerdo a las prioridades, si el empate persiste, se desempata de manera aleatoria’, como el que utiliza actualmente el Sistema de Admisión Escolar (SAE), que también es usado en Estados Unidos, Bélgica, Hungría, entre otros países.

Magdalena Vergara, directora de Acción Educar, en cambio, mostró cifras sobre cómo ha afectado el SAE en las regiones donde se está implementando. Después de escuchar comparaciones y análisis de expertos invitados, la ministra Cubillos también habló. Criticó que se compare la implementación del SAE en Chile y en otros países. Respondió a la diputada Cristina Girardi, quien alegó que mientras se hablaba de mérito académico preguntó qué se hacía ‘mientras tanto’, con el resto de la educación pública.

‘De los últimos 29 años, ha gobernado su coalición 24. Nosotros sólo cinco’, hizo ver la jefa de Educación, y criticó el proyecto denominado ‘ley Machuca’, que también estaba en tabla en la sesión del día, pero cuya votación quedó postergada. ‘Escuché la verdadera razón detrás de este proyecto, que yo no sabía. No busca ayudar a los alumnos más pobres, sino educar a los alumnos más ricos, porque es para que tuvieran más roce’, reclamó Cubillos.

La diputada del Frente Amplio, Camila Rojas, presidenta de la comisión, contaba con un cronómetro en su celular para medir que invitados y colegas no se pasaran del tiempo establecido en la argumentación de su voto. Paradójicamente, al único que felicitó por ser preciso en su tiempo fue al RN Luís Pardo. ‘Este sistema no hará que las familias queden en el liceo que van a postular, dijo la PPD Cristina Girardi para votar en contra.

‘Conozco cientos de familias de clase media que quieren para sus hijos los liceos públicos de excelencia, y esto es un portazo en la cara’, argumentó el UDI, Jaime Bellolio, quien dio su respaldo a Admisión Justa. Los alumnos Valentina Miranda, del Liceo 7, y Miguel Arancibia, del Barros Borgoña, aguantaron toda la larga sesión, pero quedaron felices con el rechazo del proyecto, luego de aplaudir a los que argumentaban en contra. ‘Había una campaña de desinformación con este proyecto’, dijeron. Paula Gavela, apoderada del Liceo Lastarria, quedó frustrada: ‘Estoy molesta, aquí hay falta de empatía de los parlamentarios, no nos escucharon’. Sonya del Río, apoderada del Liceo Alessandri, dijo estar ‘defraudada, nos deja sin posibilidades de tener una educación de calidad, ninguno de estos parlamentarios tiene hijos en la educación pública’.

Fuente: Las Ultimas Noticias

Ver todos los eventos

Sin eventos/No events