Noticias

Ley de Convivencia Vial: anticipan incierta fiscalización de norma sobre adelantamiento

6 noviembre, 2018

Ricardo Hurtubia y Alejandro Tirachini, investigadores ISCI, comentaron a diario El Mercurio sobre la nueva “Ley de Convivencia Vial”.


Los vehículos motorizados deberán dejar un margen de 1,5 metros al sobrepasar a los ciclistas, cuando estos circulen por la calzada en zonas sin ciclovía.

En menos de un año, la normativa de tránsito habrá experimentado dos grandes cambios. Hace tres meses fue el primero, cuando el 4 de agosto comenzó a regir la reducción de la velocidad de 60 a 50 kilómetros por hora en zonas urbanas. Y este domingo, la entrada en vigencia de la ley de convivencia vial introducirá nuevas modificaciones para los conductores.

Eso sí, esta vez no afectará solo a los automovilistas, sino también a peatones, a ciclistas y a todos quienes ocupen la vía pública.

A grandes rasgos, y salvo excepciones que involucran a niños, la ley establece de manera obligatoria que las bicicletas circulen por ciclovías. No por las veredas, como acostumbran miles de pedaleros que transitan entre los peatones o que ocupan los pasos peatonales.

En el caso de que no existan ciclovías, deberán utilizar la calzada por la derecha. Quienes ocupen patinetas, scooters o cualquier vehículo no motorizado de una o más ruedas también deberán cumplir este mandato.

Punto crítico

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, anticipa que uno de los puntos más problemáticos en materia de fiscalización será el margen que deben mantener los vehículos motorizados al momento de adelantar a las bicicletas u otros ciclos que circulen por la calzada.

“Son varios los desafíos que conlleva la implementación de esta ley (…) Destacamos la distancia mínima de 1,5 metros con la que los automovilistas deben adelantar a los ciclistas”, señala la secretaria de Estado.

Coincide Ricardo Hurtubia, investigador del Centro de Desarrollo Sustentable (Cedeus), de la Universidad Católica: “En el fondo, lo importante es que la gente sepa que debe adelantar a esa distancia por la seguridad del ciclista… Pero va a ser muy difícil que alguien pueda fiscalizar eso”.

Según Alejandro Tirachini, académico de Ingeniería Civil en Transportes de la U. de Chile, la distancia para dicha maniobra “no es fiscalizable”. Más bien lo ve como “un mensaje para que el conductor del vehículo motorizado respete al ciclista y este no se sienta intimidado”.

Marcela Lladó, socióloga y presidenta de la agrupación “Vive la Bici”, apunta que la dificultad de poder corroborar dicho margen “deja muchas cosas abiertas al criterio de los usuarios de las vías”.

Conforme a la Ley de Convivencia, en el caso de que no se pueda mantener el metro y medio de margen, los automovilistas no podrán realizar maniobras para adelantar a los ciclos.

Ante ello, la ministra Hutt plantea que si bien “tanto Carabineros como fiscalizadores del Ministerio de Transportes e inspectores municipales están facultados para fiscalizar y sancionar cualquier normativa de tránsito, incluyendo la Ley de Convivencia Vial (…), estamos focalizando principalmente nuestros esfuerzos en generar mayor educación vial y respeto entre los modos de transporte”.

Desincentivos

Otro de los aspectos que los expertos anticipan que será un problema, es la erradicación de los ciclistas de las veredas.

Para el ingeniero Hurtubia, lo anterior se puede transformar en “un arma de doble filo”.

“Muchos de los ciclistas que andan por la vereda lo hacen porque tienen temor de usar la calle”, dice. “Entonces, si los castigas por andar por la vereda, pero no le das una calle donde anden seguros, se corre el riesgo de perder usuarios de la bicicleta”, prevé.

Falta de difusión

Los expertos advierten que, a cinco días de que comience a regir la ley, aún existen dudas sobre la normativa.

Alejandro Tirachini, de la U. de Chile, asegura que “hace falta difundir más sobre los alcances que tiene para todos los modos de transporte”, ya que, a su juicio, la discusión se ha centrado en las sanciones a las que se exponen los ciclistas.

Marcela Lladó, de Vive la Bici, afirma que, a diferencia de lo que pasó con la reducción de la velocidad en zonas urbanas, “las personas, en general, no tienen conocimiento de que esta ley entrará en vigencia”.

Ricardo Hurtubia, de la PUC, plantea que para que la ciudadanía internalice la norma “una buena modalidad podría ser que, durante las primeras semanas, se fiscalice con partes de cortesía”.

Fuente: El Mercurio