Noticias

IA y la necesidad de una estrategia nacional a mediano y largo plazo

2 julio, 2019

Juan Velásquez, investigador ISCI, comentó en diario El Mercurio de Valparaiso, sobre la necesidad de establecer una estrategia para las aplicaciones de Inteligencia Artificial (IA) en el país.


La penetración que ha logrado la Inteligencia Artificial en el ecosistema tecnológico chileno está levantando voces que alertan sobre la necesidad de contar con un plan país para el desarrollo de esta disciplina. Acá, algunas de ellas dan sus razones.

La Inteligencia Artificial -simulación de procesos de la inteligencia humana por parte de máquinas, especialmente sistemas informáticos, computadores o androides- en Chile ha tornado vuelo en los últimos años gracias a desarrolladores locales que se están posicionando en el escenario digital con soluciones como la optimización de repartos y chatbots en el retail, sistemas de conducción automatizada en la minería o métodos de detección de fraudes en compañías eléctricas, por ejemplo. En la academia en tanto, hace 10 años que la lA es tema de investigación en las principales universidades del país. Ya nivel de Gobierno, la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, en 2018, representa un buen antecedente para esta disciplina.

Sin embargo, muchos expertos coinciden que estaríamos al debe en cuanto a contar con una estrategia nacional a mediano y largo plazo en esta materia. Al menos con respecto a países como Francia, España o EEUU. «No tenemos una estrategia de desarrollo a nivel país de la lA», enfatizó en un medio nacional Juan Velásquez, Investigador del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería, ISCI. «Aunque en forma sectorizada y no necesariamente articulada, hay desarrollos que no tienen nada que envidiar a lo que se ve en otras latitudes».

Que la IA se posicione como un factor relevante de crecimiento económico y social en nuestro país parece ser una demanda que suma voces. Recientemente, la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile realizó el primer seminario «IA2030 Chile», que tuvo como objetivo plantear lineamientos de una estrategia para el desarrollo de la Inteligencia Artificial en Chile, convocando a actores de Gobierno, del sector privado y de la academia para exponer diferentes puntos de vistas y sugerencias frente al tema. Néstor Becerra, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de dicha facultad y organizador de esta instancia, fue enfático en señalar que «tenemos que focalizarnos en el saber hacer, lo que incluye el saber aplicar y saber solucionar. Por tal motivo, la discusión y planteamiento de una estrategia en Inteligencia Artificial nacional es de vital importancia para el desarrollo de Chile a través de alianzas entre el Gobierno, el sector corporativo y el aporte de universidades».

Una opinión similar Roberto Musso, presidente de Digevo, grupo de empresas especialistas en transformación digital: «Es imprescindible que Chile tenga una estrategia a nivel país para Inteligencia Artificial. Y esta debería incluir conceptos como tributación estructurada de la data que permita resolver el problema de ser un país chico y tener pocos datos que usar en la aplicación de Inteligencia Artificial, la cual requiere la data masivamente». Explica que «los startups sí se están moviendo en ese sentido y están capitalizando inteligencia artificial, sacando partido de que es fácil aplicarla desde lo que está provisto en la nube por los vendors como Google, Microsoft o Amazon, lo cual las empresas grandes no están haciendo. Sin embargo, estamos fallando en desarrollar nuestros propios algoritmos».

Para Jorge Alzamora, gerente general de empresa de Internet de las Cosas (loT) SmartMining, y exJefe de la División de Gobierno Digital entre los años 2014 y 2017, que contemos con una estrategia en IA a nivel país es fundamental. «Esta puede transformarse en ventaja competitiva para Chile y no un obstáculo a nuestro desarrollo. A nivel empresarial y académico contamos con experiencias que permiten tener una masa crítica suficiente para abordar esta discusión», señala.

«Varias instituciones internacionales se han dado cuenta que estas herramientas son claves para el desarrollo tecnológico y social», explica Felipe Tobar, investigador del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile. Sostiene que es cuestión de tiempo para que esta estrategia exista. «Algunos países han alineado esfuerzos para incorporar los beneficios de la IA, como Canadá con el CIFAR (The Canadian lnstitute for Advanced Research), un instituto al avance de la ciencia en este país al que el Gobierno canadiense le entregará 125 millones de dólares para una estrategia en lA a nivel nacional según acaban de anunciar», detalla.

En el Centro de Modelamiento Matemático desarrollan actualmente herramientas de análisis de datos, AM (aprendizaje de máquinas) e lA desde perspectivas teóricas y aplicadas. «Hemos tenido mucho éxito en nuestro trabajo de predicción de obesidades, detección de eventos catastróficos como terremotos, hemos dado charlas sobre IA en la CEPAL, y hemos desarrollado soluciones para compañías de retail, minería, telecomunicaciones y la banca», puntualiza. Sin embargo, señala que además de una estrategia nacional, es muy necesario avanzar en el alfabetismo tecnológico en 1A.

«Junto con mi colega Rodrigo González hemos estudiado el impacto de las soluciones de lA basadas en AM, y cómo éstas afectan a la sociedad en que vivimos; por ejemplo, cómo sobrellevar el cambio en el perfil del empleo y cómo aprovechar al máximo el avance de la tecnología en nuestro quehacer diario. Una de nuestras conclusiones principales en este estudio es que necesitamos conocer de forma general estas nuevas tecnologías, deben ser parte de nuestra formación como sociedad, pues en el futuro próximo todos tendremos que lidiar con ella y tomar decisiones al respecto».

Una voz discrepante la instala José Miguel Piquer; director de Servicios de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la Universidad de Chile, y uno de los pioneros del Internet chileno, responsable en 1985 del envío del primer correo electrónico dentro del país: «Yo no creo mucho en las estrategias nacionales en estos temas», dice. «A modo de ejemplo, el liderazgo que Chile tuvo en Internet nunca fue parte de una estrategia, simplemente fue fruto del esfuerzo de algunos académicos convencidos. Lo importante, es que le demos espacio a esos esfuerzos. La ciencia necesita espacios de libertad y de creatividad, que permitan que nuevas ideas florezcan. Me da la impresión que hemos perdido espacios. La presión por la carrera académica y los rankings universitarios nos han alejado de esas posibilidades», dice.

Fuente: El Mercurio_Valparaiso

Ver todos los eventos

Sin eventos/No events